Las características de una segunda opinión médica

Cuando se solicita una segunda opinión médica se tendrá la posibilidad de que un especialista con reconocida experiencia en el diagnóstico, revise toda la documentación médica, confirmando el diagnostico recomendando la terapia más conveniente y así se pueda resolver todas las dudas que estén presentes. Cuando es el caso de enfermedades serias y/o de tratamientos complejos, es indispensable tener una comprensión bien clara de todo lo que involucra el diagnostico, el tratamiento y el pronóstico del problema; sin embargo, si el medico no resuelve las dudas y no se termina de entender todo el problema, es ahí donde se tiene que considerar una segunda opinión médica.

Hay casos donde el problema recae en una ecografía abdominal, pero siempre se tiene que mantener la calma y dedicar un poco de tiempo para entender lo que dijo el primer médico y poder preparar las preguntas para el siguiente médico; si se busca información al respecto se debe obtener de fuentes confiables, las instituciones de salud con prestigio normalmente tienen páginas web con información bastante complejas. Al momento de escoger al segundo médico, hay que asegurarse de que sea especialista en el problema de salud a tratar, en vista de que algunas diversifican demasiado su actividad y quieren abarcar todos los temas; conjuntamente, al momento de solicitar la cita médica, esta tiene que ser lo más pronto posible ya que de nada sirve conseguir un lugar en la agenda para meses después.

Se debe tener a la mano todos los estudios previos de laboratorio, los rayos x, y todos los exámenes para facilitar la nueva consulta; teniendo muy presente que ningún medico tiene porqué quedarse con alguno de los estudios, de hacerlo dificultaría pedir una segunda opinión médica. Cuando dicho medico llegue a su propia síntesis y análisis de los resultados, se podrá comparar la información y compartir lo que se considere pertinente.

Mediante este proceso se obtiene una nueva perspectiva y visión del caso médico en el que se encuentra, aunque en ese momento la el paciente ya no se siente novato en el asunto; al mismo tiempo, permite una preparación con anticipación para preguntar al médico todas las dudas que considere importantes, por muy simples o sencillas que parezcan. Y al estar con un médico totalmente distinto, con personalidad diferente, se puede comparar y de esta manera decidir con quien se sienta más cómodo.